Recupera la piel de los talones con leche

cuidados-pies
Los pies siempre requieren cuidados y, sobre todo, los talones porque es una de las partes en la que la piel más se reseca. Aunque durante el invierno se hayan empleado tratamientos, es importante prestarles atención cuando comienza el calor y se van a dejar al descubierto con las sandalias. Además de las cremas de cuidado, hay soluciones naturales que contribuyen a regenerar la piel de esta zona y que se pueden utilizar durante todo el verano.

El tratamiento

En casa es fácil también cuidar los pies y los talones. Para ello, solo se necesitan unos minutos. En concreto, hay que preparar un baño para los pies con agua caliente –aunque no en exceso-, teniendo que verter además un tapón de gel hidratante. A esta mezcla se debe añadir medio litro de leche tibia. Una vez está todo totalmente preparado y bien mezclado, el siguiente paso es sumergir los pies en ese líquido durante unos diez minutos aproximadamente.

Después hay que frotar los talones con la ayuda de una piedra pómez para eliminar la piel endurecida y las células muertas. A continuación, hay que emplear otra solución que se tiene que haber preparado con antelación para tenerla lista.

En este caso, hay que coger cuatro cucharadas soperas de sal y media taza de aceite de almendras dulces o bien de coco u otro que se tenga en casa y que se emplee para el cuerpo. Con esta mezcla, se debe ir dando un masaje haciendo círculos para que la piel quede aún más fina y suave, siendo necesario incidir en las zonas clave como, por ejemplo, el borde de los talones.

cuidados-pies
Una vez terminado este paso, se tienen que volver a poner los pies en la leche para que se eliminen los restos de la solución preparada con la sal. Luego, ya solo queda secarlos bien con una toalla, sobre todo entre los dedos, y poner una capa abundante de crema específica para pies.

Tiempo

El tratamiento puede hacerse cada dos o tres días. Con constancia es efectivo y ya desde el principio se nota que la piel no está tan seca ni dura y que las grietas van desapareciendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *