Rellenadores cutáneos


Los rellenadores cutáneos son sustancias utilizadas para restaurar el volumen de la piel del rostro. Estos, devuelven a la piel un aspecto más joven y bonito. Los rellenos dérmicos suelen ser utilizados para restaurar el contorno facial, reducir la apariencia de líneas finas, las arrugas, los pliegues, rellenar los labios finos y para resaltar los perfiles huecos. Los expertos explican, que se pueden hacer un montón de “trabajos” de belleza con estos rellenadores:

Restauración del volumen y la plenitud en la cara
– Suavizar y restaurar las líneas faciales
– Reducir y mejorar la apariencia de líneas finas, arrugas y cicatrices
– Mejorar los labios, dándoles otra plenitud y añadiéndoles volumen
Eliminar las líneas de expresión entre los ojos
– Tratar y rellenar las cicatrices del acné
– Reducir las arrugas de alrededor de la nariz y la boca
– Proporcionar volumen a las personas que tiene las mejillas hundidas
– Cambiar la forma de la punta de la nariz o la barbilla
– Añadir forma y el contorno de la cara
– Rellenar en general los tejidos que tras algún problema han perdido volumen.

Como los rellenos cutáneos tienen la propiedad de devolver a la dermis su estado juvenil original, hoy en día son muy populares entre las mujeres que quieren detener el proceso de envejecimiento y eliminar los signos del envejecimiento. Hay muchos tipos de rellenos que restauran y remodelan estos signos tan evidentes del paso del tiempo.

Los resultados que se obtienen son bastante duraderos. Hoy en día hay muchos tipos de rellenos, algunos a base de sustancias naturales derivadas del cuerpo humano, otras son imitaciones sintéticas de estas sustancias. Los materiales de relleno se pueden dividir en categorías diferentes según su base: de colágeno, de ácido hialurónico y calcio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *