Remedios caseros para el dolor de espalda


La mayoría de nosotras desarrollamos nuestra profesión sentadas, y normalmente pasando muchas horas delante del ordenador, lo que hace que se nos sobrecarguen la espalda y los hombros, produciéndonos molestias y dolores que, si no son tratados a tiempo, pueden volverse crónicos.

Por supuesto, una de las medidas de prevención más importante es mantener una postura correcta en la silla o al estar de pie, pero aquí te vamos a dar otros remedios caseros para aliviar tu dolorida espalda:

Masajes con alcohol de romero. Este alcohol lo puedes comprar ya hecho o puedes fabricarte uno metiendo dos ramas de romero en un litro de alcohol de friegas que encontrarás una semana. Déjalo macerarse durante una semana y después masajéate con él la zona dolorida o, mejor aún, pide a alguien que lo haga. Este alcohol tiene la propiedad de calentar los músculos, con lo que los relaja y hace desaparecer la tensión.

– Cuando te duches, aplica el chorro de agua caliente en la zona dolorida. Notarás un alivio inmediato y te sentirás mejor.

Aceite esencial de espliego o mejorana: Utilízalo para hacer fricciones sobre la zona dolorida y obtendrás un alivio automático.

Alterna frío y calor: Envuelve unos cubitos de hielo en una toalla y ponla sobre la zona que te duele. Deja el hielo durante veinte minutos y retíralo. Hazlo varias veces al día durante dos días y después pasa al calor. Empapa una toalla con agua caliente y aplícala sobre la zona durante veinte minutos.

Masaje con pelotas de tenis: Llena un calcetín de pelotas de tenis y pídele a alguien te dé un masaje en la espalda haciendo rodar el calcetín arriba y abajo.

Recuerda que la prevención es lo más importante. Ejercicios como yoga o pilates te ayudarán a mantener una espalda sana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *