Té verde para adelgazar


Cuando iniciamos una dieta para perder peso, cualquier elemento que nos ayude a conseguir nuestro objetivo es bienvenido. Una de esas ayudas nos llega en forma líquida o en pastillas, y es el té verde.

Este té procede de la misma planta que el té negro y se obtiene secando las hojas por calentamiento o por vapor. Cualquiera de los dos métodos ayudan a que el té conserve sus propiedades, ya que no se somete a ningún proceso adicional.

El secreto del té verde está en sus dos principios activos, los polyfenoles y los taninos. Los primeros actúan como antioxidantes y activan la termogénesis, que es la capacidad que tiene el organismo de aumentar el gasto calórico. Al mismo tiempo que estimulan la eliminación de las grasas, estas sustancias ralentizan la absorción de ciertos nutrientes como los lípidos. Por otro lado, la catequina del té verde reduce la concentración de glucosa en sangre, con lo que disminuyen los niveles de insulina, lo que conduce a una menor sensación de apetito.

Por otra parte, la cafeína ayuda a aumentar la eliminación de las grasas y al mismo tiempo ejerce propiedades antioxidantes sobre nuestro organismo, ayudándonos a mantenernos jóvenes.

Podemos tomarlo tanto en infusión como en pastillas de herbolario, aunque si queremos que su acción sea realmente efectiva, utilizaremos estas últimas, que podemos adquirir en farmacias, parafarmacias o herbolarios.

Pero no podemos considerar el té verde un producto milagro, ya que no es posible bajar de peso sólo tomando té. Para logarlo, necesitamos una dieta hipocalórica equilibrada y hacer ejercicio suave de forma regular. El té nos ayudará a rentabilizar nuestros esfuerzos y, por tanto, a mantener la motivación para la consecución de nuestros objetivos.

Consejos, Cuerpo,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *