Tener una espalda envidiable todo el año


Nos preocupamos de la piel del rostro, de las manos, de los muslos, el vientre y los glúteos, pero muchas veces se nos olvida esa zona del cuerpo que no vemos y dejamos de prestarle atención, sobre todo porque es difícil acceder a ella, por lo que, sin darnos cuenta, dejamos de lado la vitalidad y la belleza de nuestra espalda.

Normalmente nos acordamos de ella cuando aparecen las contracturas y dolores o cuando queremos lucir un bonito vestido con la espalda al aire y nos damos cuenta de que apenas la hemos cuidado. Para que esto no te vuelva a ocurrir, te dejamos unos consejos para que luzcas una espalda envidiable:

– En la ducha diaria, deja que el agua fluya suavemente durante unos minutos por tu espalda y, mientras lo hace, cierra los ojos e imagina que el agua se lleva todas tus tensiones y tus músculos se relajan profundamente.

– Si vas al gimnasio o practicas yoga, no olvides estirar los músculos dorsales y relajar los hombros y el cuello.

– Cómprate un cepillo exfoliante de mango largo para cepillarte diariamente la espalda bajo la ducha y quitar las células muertas.

– Apúntate a una o dos sesiones de masajes al mes, lo que mantendrá los músculos de tu espalda en buen estado. Puedes encontar ofertas que no encarezcan mucho tu presupuesto, pero siempre poniéndote en manos de profesionales.

– Si tienes que levantar algo pesado, dobla las piernas para llegar a él, manteniendo la espalda recta, ya que si doblas la espalda para ocgerlo puedes provocarte desgarros o calambres.

– Cuando te apliques crema hidratante, hazlo también en la espalda. Con un poco de habilidad puedes alcanzar toda la superficie y, si no, es la excusa perfecta para que alguien lo haga por ti y te mime un poco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *