Tinte y permanente de pestañas

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


No hay nada más envidiable que unas pestañas rizadas, es increíble como hacen lucir la mirada mucho más femenina y expresiva. Como la Madre Naturaleza no es igual de generosa con unas y con otras os damos la información que necesitáis si queréis lucir unas pestañas espléndidas con la ayuda del tinte y la permanente de pestañas.

Muchas recurrimos al rimel y al rizador para darles forma curva a nuestras pestañas, incluso la clásica manera de rizarlas con ayuda de una cucharita surte efecto; sin embargo, estas técnicas no duran tanto tiempo como quisiéramos y tenemos que realizarlas cada vez que queremos un efecto rizado.

Si quieres lucir unas pestañas curvadas durante ocho meses sin retoques ¡apúntate a la permanente de pestañas!

Para someter tus pestañas a un rizado permanente es necesario acudir a un centro de estética de garantía, pues la zona de los ojos es muy sensible y requiere productos de calidad.

Para empezar se utiliza un bigudí similar al que se utiliza para la permanente en el cabello sólo que a proporción de las pestañas, es decir pequeñísimo, este se adhiere a las pestañas con un pegamento especial. Después se aplica un líquido especial para rizarlas, es importante que no se deje actuar más de quince minutos pues de lo contrario podríamos acabar con las pestañas demasiado rizadas o, lo que es peor, podrían caerse. Enseguida se retira con ayuda de un removedor de pegamento específico.
Después del rizado reciben un reacondicionamiento para mantenerlas suaves. Tras 24 horas podremos maquillarlas como de costumbre pero con el plus de tener una súper mirada.

En cuanto al tinte de pestañas, este tinte deja un color muy intenso e incluso hace un poco más gruesas las pestañas. Es una opción muy buena para las personas que tienen las pestañas muy claritas o para aquellas que tienen que maquillarse todos los días.
Se puede utilizar un tinte vegetal o un tinte químico. No es nada recomendable utilizar un tinte capilar para las pestañas, puesto que éste está hecho para una zona no tan delicada como es el área de los ojos.

Este tinte, al igual que la máscara también es dañino para las pestañas, pero si hacemos una comparación, sale mejor parado el tinte: en tres meses (para una persona que se suele poner máscara a diario) te habrás aplicado máscara de pestañas, como unas 90 veces, mientras que con el tinte, solo te lo habrás hecho una vez (en el mismo periodo de tiempo). Su desaparición comienza progresivamente, después de los 3 ó 4 meses que dura el tinte, volviendo las pestañas a su color natural.

Dado que se trata de una zona muy delicada os recomiendo que no os hagáis nada de esto en casa, siempre en centros de estética especializados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *