Corregir defectos con el maquillaje
Si hay algo envidiable es el cutis que lucen las estrellas en sus apariciones en público. Son cutis, lisos, brillantes, perfectos, en los que no aparece ninguna arruga, granito o cicatriz, ni tampoco podemos apreciar el menor rastro de poros abiertos. Pero no se trata de que su piel sea perfecta, sino de que sus maquilladores saben cómo utilizar el maquillaje para corregir todas las imperfecciones que aparecen en su rostro.

Aunque es difícil que nuestro maquillaje tenga un acabado tan profesional, no está de más conocer algunos trucos que nos van a permitir lucir un cutis uniforme y resplandeciente cuando queramos ofrecer nuestra mejor imagen:

– Para los granos, manchas y ojeras tenemos a nuestro alcance una gran variedad de correctores en diferentes colores. El verde lo utilizaremos para disimular los granitos o las venitas. El rosa lo aplicaremos en las zonas más pálidas, dándole así más luminosidad al rostro. Y el corrector color carne nos va a ayudar a igualar el aspecto de nuestra piel.

Deberemos siempre primero aplicarnos la base de maquillaje y después los correctores con pequeños toques, cuidando de que no quede apelmazado ni deje un relieve sobre nuestra piel.

SI tienes las ojeras muy pronunciadas, puedes disimularlas con el corrector o bien con un maquillaje beige claro, que ayuda a aclararlas y así a que se disimulen mejor.

Si tu piel es muy clara, en ella se notarán más tanto las imperfecciones como los errores del maquillaje. Por ello debes ser muy cuidadosa al elegir una base de maquillaje que sea del mismo tono de la piel, para darle así uniformidad al rostro y mantenerlo hidratado.

Para el colorete, elige tonos rosas, que le darán frescura al rostro, por lo que es ideal si estás cansada y el cansancio se revela en tu rostro.