Córtate el flequillo tú misma
El flequillo puede resultar muy sexy. Tanto si quieres un flequillo desfilado como si lo prefieres con un aire romántico, es muy útil saber cómo cortárselo una misma.

Muchos salones de belleza te ofrecen la posibilidad de cortártelo gratis si eres una clienta asidua, pero aquí te damos las claves para hacerlo tú misma. Lo que necesitas son unas tijeras afiladas y no demasiado grandes (lo ideal es comprarlas en una tienda de productos de peluquería). Tan sólo tardarás diez minutos porque ya verás qué fácil es.

1. Nunca te cortes el flequillo con el pelo mojado. Puede ser que cuando se te seque te des cuenta, demasiado tarde, de que te has pasado cortando.

2. Usando un peine separa el pelo que no quieres cortar. Puedes hacerte una coleta y usar horquillas para que no se te escape. Lo único que debe quedar suelto es tu futuro flequillo.

3. Divide tu flequillo con un peine muy fino. Coge una mitad con el peine desde fuera (como si lo estuvieras cepillando). Lleva el peine hasta el hueso de la ceja, no cortes más debajo de donde el peine te toque la cara.

4. Pasa al nº5 si tienes o quieres flequillo para peinártelo de lado o para enmarcar el rostro, no un flequillo recto. Empieza cortando poquito a poco en un ángulo de 45 grados. Hazlo lentamente y no intentes cortarlo en línea recta de un tijeretazo porque es imposible conseguir una línea perfectamente recta.

5. Si tienes o quieres un flequillo para enmarcar el rostro olvídate de las Tijeras. Házte con una cuchilla de peluquería. Estira el flequillo con tus dedos para que quede tirante. Empieza a cortar desde donde te guste y ve deslizando los dedos hacia abajo mientras vas cortando (ten cuidado con la cuchilla porque corta muchísimo si se te escapa)

6. Corta la otra mitad como hicimos en el paso 4º.

7. Si tu flequillo es demasiado denso puedes hacerte capas. Coge un mechón del flequillo entre dos dedos y ponlo vertical sobre tu cabeza. Corta con la cuchilla como indicamos en el paso 5º.

8. Si quieres unos simples mechones que den un poco de gracia a los recogidos haz lo siguiente: hazte la raya en medio, coge un mechón de cada uno de los lados y llévalo al lado opuesto. Debes cortar el pelo en el punto en que se cruce con el puente de tu nariz.

Ahora que ya tenéis las claves sólo os queda echarle valor y poneros manos a la obra, seguro que no os arrepentiréis.