Estiramientos que te darán vitalidad por la mañana
Por la mañana, solemos apagar el despertador, saltar de la cama de un brinco, tomarnos un café rápido y salir corriendo a la oficina o a llevar a los niños al colegio, con lo cual al poco estamos agotadas, porque no le hemos dado tiempo al cuerpo a despertarse. Pero, aunque parezca mentira, con sólo cinco minutos, conseguirás aumentar tu vitalidad para todo el día haciendo pequeños ejercicios de estiramiento.

Estiramiento de cuerpo: De pie, con las piernas ligeramente abiertas y las rodillas un poco flexionadas, estira los brazos por encima de los hombros todo lo que puedas, cogiéndote las manos. Notarás como todo tu cuerpo se estira y las vértebras se relajan. Eso sí, recuerda que los movimientos deben ser lentos y suaves. Tus músculos están aún dormidos y si lo hacemos de forma violenta podemos sufrir un tirón. Si quieres, puedes usar una música suave que te acompañe durante el estiramiento, para que el efecto sea completo.

Estiramiento de espalda: Túmbate en la cama y sujeta las piernas con las manos entrelazando los dedos. Después, intenta acercar la frente a las rodillas y balancéate adelante y atrás, como si te estuvieras meciendo.

Estiramiento de cuello: De pie, con las rodillas ligeramente flexionadas, baja la cabeza hasta que la barbilla toque el pecho. Después, súbela despacio hasta que esté en su posición habitual. Gírala hacia cada lado, mirando por encima del hombro, pero sin forzar, sólo hasta el punto en que te sientas cómoda.

Estiramiento de piernas: De pie, con las rodillas ligeramente flexionadas, lentamente ponte de puntillas, tratando de mantenerte en esa posición unos segundos. Después, lentamente vuelve a apoyar los talones en el suelo. Contraer el estómago te ayudará a mantener el equilibro, así como mirar a un punto fijo de la pared. Repite lentamente el ejercicio cinco veces.