Usos de la piedra de alumbre
La piedra de alumbre es una sal compuesta de sulfato de potasio que existe en muchos lugares del mundo, principalmente en Oriente Medio. Su utilización en la belleza no es nueva, ya que sus propiedades se conocen desde la antigüedad.

Su uso más extendido es como desodorante, por sus propiedades antisépticas y antitraspirantes, ya que no sólo nos ayuda a eliminar el olor corporal, sino que además, tras su aplicación, en la piel queda una capa invisible que actúa como barrera que hace imposible que proliferen las bacterias.

Además, tiene la ventaja de que es hipoalergénica, por lo que puede ser utilizada hasta por las pieles más sensibles sin que se produzca ninguna reacción en la piel.

Puede utilizarse como desodorante tanto para las axilas como para los pies, y es muy popular entre los deportistas, ya que no tiene compuestos químicos.

También tiene propiedades cicatrizantes, por lo que es perfecto para utilizarla después de la depilación en el caso de las mujeres o del afeitado en el caso de los hombres, ya que ayuda a calmar la piel y desinfectar el cutis, impidiendo así que se infecten las pequeñas heridas que las cuchillas hayan podido producir en la piel.

También se le atribuyen propiedades astringentes, por lo que puede ayudar a secar los granos y las espinillas provocados por el acné, aunque en este caso siempre hay que consultar con el dermatólogo antes de usarla.

Utilizarla es muy sencillo, ya que sólo tienes que humedecerla un poco y después aplicarla sobre las zonas que quieras tratar, como rostro, axilas, pies, etc. Antes de hacerlo, limpia y seca bien la piel. Una vez hayas terminado de utilizar la piedra, es necesario que la seques cuidadosamente y la guardes totalmente limpia.