Volver a los años 70
Los años sesenta se caracterizaron por un exquisito gusto por lo natural. El “aspecto natural” se convirtió en el protagonista del maquillaje y de los peinados. El pelo largo, liso, a menudo muy recto era el protagonista de la época. Aunque, las más atrevidas se atrevieron con unos sutiles rizos tipo Farrah Fawcett Majors.

Los cortes de pelo tipo Ángeles de Charlie invadieron el planeta convirtiéndose en los peinados más de moda. Farrah comenzó a tener una gran popularidad en el mundo de la belleza por lo que los estilistas de la serie y de otras películas en las que aparecía se encargaban de ondular más o menos su pelo siempre manteniendo ese color oro. Fuera cual fuera la ondulación total de su pelo, ella siempre mantenía ese aspecto fresco y “natural”, que te comentábamos al principio.

Mostrar ese estilo natural, implicaba para muchas mujeres tener que estar constantemente pendientes de su pelo: alisando, cortando en capas, etc. Para aquellas que tenían el pelo encrespado, la utilización de la laca era un de las mejores soluciones. Como te comentábamos, junto con el “natural” pelo de los años 70 también se produjo la necesidad de mostrar un aspecto natural de la piel.

A principios de la década se había puesto de moda la tez blanca, el mate de una piel perfecta de las estrellas de cine, y el rubor de la inocencia. Poco a poco, se fue consiguiendo dar un cierto resplandor alrededor de la cara. Para ello, los tonos bronceados fueron haciendo su aparición. ¿Te atreves a volver a los 70?