Abdominoplastia mini para un abdomen plano


Muchas veces, tras un embarazo o una pérdida de peso grande nuestro abdomen no queda liso y firme. La musculatura abdominal se vuelve flácida, aparecen acúmulos de grasa y restos de piel flácida que restan belleza y juventud a la zona. Si esta flacidez afecta no a todo el abdomen sino sólo a la parte que se encuentra bajo el ombligo, podemos recuperar la firmeza de la zona a través de una operación denominada abdominoplastia mini.

Se trata de una operación similar a la abdominoplastia, con la diferencia de que sólo se elimina la grasa y la piel sobrante del área que se encuentra debajo del ombligo. No es una operación dirigida a la pérdida de peso o a la eliminación de masa corporal, ya que está especialmente indicada para aquellas personas que, aunque se encuentran en su peso tienen esa “barriguita” que no logran eliminar con dieta o ejercicio.

La operación de abdominoplastia mini puede durar entre una y dos horas, y durante la misma se eliminará el exceso de piel y de grasa. Una vez realizada la operación, podremos volver a casa en unas horas o al día siguiente, dependiendo de la opinión del médico. A los tres o cuatro días de la operación ya podremos hacer vida casi normal, aunque tendremos molestias durante unas dos semanas.

Los resultados de la abdominoplastia mini serán permanentes siempre que sigamos las instrucciones del médico. Es muy importante llevar los vendajes de compresión durante el tiempo indicado para que la piel y los tejidos se recoloquen después de la operación y que llevemos una dieta equilibrada y realicemos ejercicio físico de forma regular.

El único inconveniente que tiene esta operación es la cicatriz resultante de la misma, de cadera a cadera por encima del pubis, pero que no será visible ni siquiera cuando llevemos bikini o bañador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *