Agua de rosas para la belleza


En las rosas tenemos unas grandes aliadas para mantener y potenciar nuestra belleza. De ellas obtenemos el aceite de rosa mosqueta, cuyos beneficios son conocidos a la hora de evitar la formación de estrías así como para atenuar cicatrices. Sin embargo, las bondades de las rosas no acaban aquí, ya que también nos proporcionan agua de rosas, un tónico natural que permite que nuestro rostro recupere su belleza e hidratación de forma completamente natural, al tiempo que podemos disfrutar de su delicioso aroma.

Si hay un tipo de piel que se beneficia mucho de esta agua es, sin duda, la piel seca y delicada, ya que el agua de rosas limpia en profundidad la piel sin irritarla ni alterar su equilibrio.

Este suave poder limpiador hace que también podamos utilizarlo en caso de tener acné o granitos en el rostro debido a un exceso de producción de grasa

Sea cual sea tu tipo de piel, tú también puedes beneficiarte de las propiedades tonificadoras del agua de rosas:

– Si tienes la piel grasa y con acné: Mezcla una taza de agua de rosas con cuatro gotas de glicerina y media taza de agua de hamamelis.

– Si tu piel es seca y sensible, mezcla tan sólo la taza de agua de rosas con cuatro gotas de glicerina.

– Si tu piel es muy sensible, nada como aplicarte directamente el agua de rosas sobre la piel. Calmará la irritación y te proporcionará un agradable frescor, al tiempo que hidrata tu piel.

Además, después de utilizarla, tu piel desprenderá un suave perfume a rosas que seguro te gustará. Para que el aroma no se pierda, tienes que mantener el frasco que contenga el agua de rosas perfectamente sellado tras cada aplicación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.