Aqualix para combatir la celulitis

celulitis
Como cada verano, de nuevo vuelve a aparecer el problema de la celulitis. Y, como sucede cada determinado tiempo, siguen apareciendo nuevos tratamientos. Seguramente, habrás visto que en más de un centro de estética o de consultas médicas una de las últimas técnicas que se están ofreciendo se denomina Aqualix, que para muchos ha sido toda una revolución. Pero, ¿en qué consiste? ¿Es realmente eficaz para eliminar las grasas localizadas que no se van por más que adelgaces?

El tratamiento

Este tratamiento se basa en la técnica de la intralipoterapia, que puede definirse como una lipoescultura no quirúrgica, es decir, no se trata de una intervención en quirófano como una liposucción ni tampoco se emplea bisturí. Sin embargo, si se hacen una serie de infiltraciones para destruir la grasa localizada de forma definitiva.

La sustancia que se inyecta, y que tiene el nombre de Aqualix que es lo que a su vez permite nombrar el tratamiento, es una solución acuosa que es reabsorbida por el cuerpo totalmente. Para inyectarla se emplean agujas finas que penetran en el tejido adiposo con el fin de que se ataque de forma más directa la grasa y disminuya.

celulitis
Aunque puede parecer que es parecido a la mesoterapia, realmente presenta una serie de diferencias, ya que la sustancia que se infiltra para disminuir las grasas es diferente. Además, después de estas sesiones es necesario utilizar fajas o medias de compresión como sucede con una liposucción. También es importante saber que se sienten algunas molestias.

No obstante, es un tratamiento que sólo está indicado para unos casos concretos. De hecho, no sirve para adelgazar y tampoco es válido para todo tipo de celulitis. Sí tiene la ventaja de que, si se es el candidato idóneo, se puede utilizar en múltiples partes del cuerpo como las piernas para reducir cartucheras o la celulitis de la cara interna, así como las grasas del abdomen, brazos, espalda o papada, entre otras zonas corporales. Otro punto a favor es que los resultados se ven bastante rápido.

Pero lo más importante, como siempre que una persona se somete a un tratamiento estético, es ponerse en buenas manos. Es clave saber que esta técnica sólo puede ser aplicada por médicos. Por lo tanto, si te lo haces en un centro de estética, tienes que cerciorarte de que realmente sea médico. Y, por supuesto, asegúrate de que se te puede aplicar y de las molestias que puede conllevar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *