Bálsamos naturales para cuidar tus labios


La piel de los labios es una de las más sensibles del rostro, ya que es una piel muy fina que recubre las mucosas que le proporcionan su color rosado. Debido a ello, debemos prestar especial atención a su cuidado, sobre todo en verano, ya que el calor, el sol, el cloro de las piscinas y la sal del mar pueden resecarlos y deshidratarlos, perdiendo su apariencia suave e hidratada, llegando incluso a agrietarse, haciendo que nuestro rostro pierda belleza. Para evitar esto te presentamos una serie de protectores naturales que puedes hacer para mantener tus labios jóvenes y bellos.

Bálsamo de aceite de coco: Es especial para los labios resecos. Para prepararlo necesitas una cucharada de aceite de coco, media cucharadita de manteca de cacao y media cucharadita de aceite de calabaza. Comienza derritiendo la manteca de cacao al baño María y cuando esté derretida añada el aceite de calabaza y el de coco. Cuando se hayan derretido y la mezcla esté aún caliente, viértela en un tarro de cristal. Deja que se enfríe. Aplícatela sobre los labios resecos por la mañana o por la noche con un suave masaje.

Bálsamo de aceite de almendras: Si tus labios ya se han agrietado, no te preocupes, ya que con éste bálsamo lograrás prehidratarlos y que recuperen su aspecto habitual. Para prepararlo necesitas tres cucharadas de cera virgen rallada en escamas muy finas y tres cucharadas de aceite de almendras. Comienza fundiendo la cera al baño María y remuévelo para que no se pegue al recipiente. Añade poco a poco el aceite de almendras y cuando la mezcla sea homogénea, viértela en un molde pequeño que sea resistente al calor. Aplícalo por la mañana y por la noche masajeando suavemente tus labios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *