Bálsamos para los labios estropeados


El cambio de estación es siempre un momento difícil para nuestra piel. Las mañanas frías y las tardes calurosas hacen que no siempre nos protejamos como sería aconsejable, y nuestro rostro queda más expuesto a los agentes externos de lo habitual. Una de las zonas que más sufre estas consecuencias son los labios, que, faltos de hidratación y expuestos al frío y al viento, suelen resecarse, deshidratarse y, si no ponemos solución, terminan agrietándose, lo que no sólo resulta antiestético, sino que puede llegar a ser muy doloroso. Para evitar esto, te proponemos una serie de remedios naturales que puedes utilizar cuando tus labios estén muy estropeados:

Bálsamo de miel: Para prepararlo necesitas una cucharadita de glicerina vegetal y unas gotas de miel. Mezcla los ingredientes en un recipiente ya aplícate la mezcla cada noche en los labios. La glicerina hará que la humedad del ambiente permanezca más tiempo en la piel de los labios, con lo que se recuperarán rápidamente y será más difícil que vuelvan a agrietarse.

Bálsamo de almendras: Necesitarás 100 gramos de cera blanca de abeja y 100 gramos de aceite de almendras.

Derrite la cera de abejas al baño María hasta que se funda por completo. En ese momento añade el aceite de almendras removiendo constantemente hasta lograr un líquido homogéneo. Vierte el líquido en un recipiente y espera a que se enfríe para poder aplicártelo en los labios.

Este bálsamo no sólo te sirve para los labios estropeados, sino también para proteger tus labios cuando estén sanos y vayas a la playa o a la montaña.

Bálsamo de uvas: Necesitas 20 gramos de cera de abejas, 60 gramos de manteca de cerdo y un racimo de uvas negras. Funde la cera y la manteca al baño María y después añade las uvas negras. Mezcla bien todo y cuela la preparación resultante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *