Baños de menta para tu piel


En el Medio Oriente la utilización de la menta en los tratamientos de belleza es algo que viene desde la antigüedad. Haciéndolo así, nuestra piel puede beneficiarse de los efectos estimulantes y refrescantes de la menta. A continuación te proponemos un par de baños de menta que te ayudarán a recuperar la energía perdida al tiempo que suavizan y rejuvenecen tu piel:

Baño limpiador de menta: Para prepararlo necesitarás una taza de agua, dos cucharadas de hojas de menta o hierba buena picadas, una cucharada de extracto de pepino, una cucharadita de bicarbonato, dos cucharaditas de miel (no las añadas si tu piel es grasa) y dos cucharaditas de extracto de almendras.

Comienza poniendo el agua a hervir y cuando rompa el hervor añade la menta, apaga el fuego y deja que la infusión repose durante unos diez minutos. Cuando se enfríe cuela la preparación resultante y añade el resto de los ingredientes al té.

Añádelo al agua de la bañera o utilízalo como un jabón líquido. Recuerda darte una ducha con agua fresca antes de salir para cerrar los poros que se habrán abierto con el calor del agua. Debes usarlo inmediatamente, ya que pierde su aroma en un par de días.

Baño de menta y vinagre: Necesitas dos litros de agua, medio litro de vinagre de manzana y un buen puñado de hojas de menta o hierbabuena. Pon el agua a hervir con las hojas de menta y cuando hierva déjalo reposar durante cinco minutos. Cuela la preparación y después mezcla el agua con el vinagre, dejando que repose la mezcla durante unos días antes de utilizarla. Cuando te prepares el baño añade medio litro de esta preparación en la bañera.

Cuerpo,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *