Canas: Consejos para su correcto cuidado

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

cuidados canas
Las canas no solo aparecen con el paso del tiempo y conforme se van cumpliendo años, sino que hay también mujeres en las que aparecen a temprana edad por estrés, causas genéticas… Sea cual sea el motivo es un cabello que requiere unas atenciones y cuidados específicos para mantenerlo fuerte y evitar que aparezca el tono amarillento. Conseguirlo es posible porque también se puede estar radiante luciendo canas. De hecho, hay actrices que no se tiñen y las muestran sin problemas como es el caso de Glen Close e, incluso, hay modelos como Cara Delevigne que han protagonizado campañas publicitarias con el pelo canoso, aunque en este caso se habían realizado con tintes para conseguir un cierto aire retro.

Cuidados

Las canas como el resto de cabellos tienen que tratarse principalmente prestando atención a dos frentes: uno de ellos son los tratamientos específicos para el cuero cabelludo, mientras que el otro es la alimentación.

En el caso de los cuidados, son varias las atenciones que se le tienen que prestar, aunque en general de lo que se trata es que esté siempre perfectamente hidratado para que no pierda su vigor y brillo.

De esta manera, es importante emplear champús específicos para el pelo canoso, así como algún tratamiento antiedad para el pelo con el fin de prevenir la sequedad y, en consecuencia, su mayor deterioro.

canas cuidados
También es clave utilizar otro tipo de productos como los tratamientos anticaída con el fin de evitar que el pelo se debilite y se caiga, así como las mascarillas nutritivas para aportarle al cabello todo lo que necesita, siendo necesario aplicarla una vez a la semana como mínimo.

Tampoco hay que olvidarse de los cuidados a la hora de secar el cabello. Lo recomendable para el pelo canoso es emplear secadores con aire frío y nunca con aire caliente porque, precisamente, el calor es uno de los factores que propicia que aparezca el tono amarillento en las canas.

Y, además, no hay que olvidarse de la alimentación. En este caso, lo más adecuado es aumentar la ingesta de productos que sean ricos en vitamina B, que se encuentra en cereales integrales, carne o legumbres, entre otros alimentos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *