Cómo aplicar el colorete en crema


La mayoría de nosotras está acostumbrada a utilizar colorete en polvo. Si tenemos el cutis graso, este tipo de colorete es ideal, porque reseca ligeramente la piel eliminando el exceso de grasa y con ello los brillos de la piel. Pero si tenemos la piel seca, debido a este efecto se puede cuartear, por lo que lo mejor es optar por el colorete en crema.

Por otra parte tiene la ventaja de que puedes aplicártelo casi sin mirarte al espejo, ideal para cuando tienes prisa, sin utilizar ni brocha ni espejo. Impelente tienes que aplicar una pequeñísima cantidad de producto en la yema de los dedos y, mediante movimiento circulares, aplicar el colorete sobre el punto de mayor volumen del pómulo, pero siempre con suaves golpecitos, nunca arrastrando los dedos sobre la piel. Si no sabes bien dónde aplicarlo, sonríe y hazlo sobre el lugar del pómulo más sobresaliente.

Después difumínalo bien hacia la sien, para que quede un efecto lo más natural posible, sin grumos. Si con los dedos no lo logras, puedes utilizar una esponjilla para darle uniformidad a la aplicación.

Si quieres dar un poco más de color a tu rostro, puedes aplicarte un leve toque de color en la frente y en la punta de la barbilla, pero que sea apenas perceptible, o de lo contrario tu rostro quedará exageradamente coloreado. Si has echado demasiada cantidad, retira el exceso con un pañuelo de papel.

Por el contenido en aceites que facilitan su aplicación no es aconsejable para la piel grasa, ya que puede provocar la aparición de más grasa en la piel. De cualquier modo, si en algún momento quieres utilizarlo, basta con que cuando llegues a casa te desmaquilles cuidadosamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *