Cómo aplicar el colorete según la forma de la cara


A la hora de elegir el colorete que más nos favorece, tendremos que tener en cuenta el color de nuestro cabello, piel y el color de los ojos. Sin embargo, el color no es lo único importante ya que, dependiendo de cuál sea la forma de nuestra cara, deberemos aplicar el colorete de un modo determinado, para resaltar más nuestros rasgos y aportar más frescuras y belleza al rostro. Aquí te mostramos cómo:

– Si tenemos el rostro redondo, deberemos aplicar el colorete con trazos rectos en las mejillas, de abajo a arriba, sin hacer movimientos circularse al aplicarlo. De este modo, conseguimos un efecto óptico de alargamiento del rostro.

Para acentuar más este efecto, podemos utilizar dos coloretes, uno rosado que aplicaremos en la zona de la mejilla y otro en tonos marrones que aplicaremos hasta la sien, difuminando la zona donde se mezclan ambos coloretes.

– Para el rostro alargado, utilizaremos la técnica contraria, es decir, extenderemos el colorete en horizontal por la mejilla, para acortarlo. Si es nuestra frente la que es más alargada, podemos sombrear un poco la raíz del cabello, con un tono un poco más oscuro que el de nuestra piel, pero no que no haga demasiado contraste y aplicar iluminador en el centro de la frente.

– Los rostros ovalados no necesitan mucha corrección, por lo que nos limitaremos a resaltar los pómulos, jugando con un tono de colorete más claro y otro más oscuro, el primero en el centro de la mejilla y el segundo en el resto del pómulo.

– Si tenemos el rostro en forma de corazón, aplicaremos un tono claro desde el centro de la mejilla hasta la sien, lo más cercano posible al ojo y utilizaremos un tono más oscuro en la zona desde el pómulo hasta la sien más cercana al nacimiento del cabello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *