Cómo aplicar el contorno facial

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Cuando nos aplicamos el maquillaje, además de resaltar los rasgos que más nos favorecen, también podemos corregir aquellos que menos nos gustan o utilizarlo de forma que demos mayor armonía al rostro, corrigiendo, por ejemplo, el hecho de tener un rostro demasiado redondo, demasiado alargado o una nariz demasiado ancha.

Esto podemos lograrlo con diversos trucos de maquillaje, pero sin duda lo que más nos ayudará a conseguirlo es poner atención a la forma en que nos apliquemos el contorno facial, ya que con ello lograremos conseguir ese rostro más armónico que tanto nos gustaría conseguir.

Antes de aplicarlo lo primero que debes hacer es determinar en qué zonas quieres aplicarlo para ovalar el rostro o qué rasgos quieres resaltar. Por ejemplo, si tienes el rostro muy redondo, puedes aplicarlo en los pómulos para resaltarlos y así ovalarlo más y si tienes la nariz muy ancha, puedes aplicarlo en las aletas de la nariz, desde el lacrimal hasta el final de esta, para difuminarla y hacer que así parezca más estrecha.

Para lograr esta definición necesitaremos contar con varios tonos de colorete, los oscuros para destacar y los claros para disimular. Para aplicarlo bien y que no quede remarcado, lo mejor es utilizar una brocha gruesa de corte angulado.

Si lo que quieres es disimular la papada, aplica un poco de contorno facial en la línea del mentón, desde el cuello hasta la barbilla. Da dos o tres pasadas con la brocha hasta que logres el efecto deseado.

Sea cual sea el lugar donde lo apliques, es importante que lo difumines bien después de hacerlo, para evitar que parezca que has aplicado el maquillaje a parches o que queden líneas que demarquen las zonas que justo querías disimular. Con ello, conseguirás un aspecto mucho más natural.

Maquillaje, Rostro,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *