Cómo cuidar las pestañas


La función natural de las pestañas es la de proteger al ojo, formando una barrera contra cualquier objeto nocivo e incluso para dar sombra a nuestro ojo. Pero también son capaces de hacer nuestra mirada mucho más atractiva e incluso permitir que nuestros ojos parezcan más grandes.
Así que debemos preocuparnos por los cuidados de estas, que además, ¿sabías que las cambiamos cada 5 meses?

Un buen cepillado diario es muy recomendable para ayudar a su fortalecimiento, aunque no estemos acostumbradas a maquillarnos los ojos todos los días. Cuando realicemos este proceso podremos echarnos algún tipo de aceite o de vaselina (con cuidado para que no se nos introduzca en el interior del ojo) para una mayor vitalidad.


Con la ayuda de un rizador de pestañas permitiremos que se adapten a la forma perfecta, para que nuestro ojo incluso luzca más grande. Cuidaremos el rizador manteniéndolo limpio y no se lo dejaremos a otras personas para evitar así el contagio de bacterias.

Es muy importante mantener una buena hidratación y mantenerlas nutridas para que no se nos terminen cayendo. Nuestras pestañas están formadas por escamas de queratina que se encargan de la elasticidad y la durabilidad.

Por ello tendremos cuidado al desmaquillarnos. Será un proceso con muchísima suavidad (no frotaremos). Podremos utilizar un algodón empapado en nuestro desmaquillante habitual, realizando movimientos muy lentos desde dentro hacia fuera.

Ten en cuenta que que al igual que para los cuidados de nuestro cuerpo en general una buena dieta alimentaria es imprescindible. Al igual que para nuestro cabello, la caída del mismo puede ser la consecuencia de la falta de alguna vitamina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *