Cómo elegir la crema hidratante corporal


Para que nuestra piel esté sana y presente un aspecto joven y brillante es imprescindible que esté bien hidratada, ya que de ese modo logramos que mantenga su capa de protección natural y esté suave y nutrida.

Para lograr esta hidratación es necesario que nos apliquemos una crema hidratante por todo el cuerpo una vez al día, preferiblemente después de ducharnos, porque es cuando se suele resecar más. Para que la hidratación sea perfecta no debemos utilizar cualquier crema hidratante, sino aquella que sea específica para nuestro tipo de piel. De ese modo nos aseguramos que quede suficientemente hidratada, en el caso de que tengamos la piel seca, o de que el aporte de grasa que hacemos con la crema no es excesivo, como puede ocurrir en el caso de tener la piel grasa.

Si tienes la piel normal, lo mejor es que elijas cremas hidratantes fluidas que no sean demasiado grasas, ya que este tipo de piel conserva su equilibrio natural. Lo ideal son las leches corporales.

Si tienes la piel seca, para ti están especialmente indicadas las cremas formuladas con aloe vera por su alto poder nutritivo así como calmante y regenerador de la piel. En la medida de lo posible, debes intentar evitar leches muy perfumadas, ya que suelen resecar la piel. Las zonas en las que más cuidadosamente debes aplicarte la crema son el cuello, los codos, las manos y los pies, porque serán las más resecas.

Si tienes la piel grasa necesitas una leche corporal específica para este tipo de piel, que no aporten un exceso de grasa pero que hidraten tu piel. Utiliza texturas ligeras, como lociones, que suelen ser más ligeras en su composición.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *