Cómo mantener la boca fresca


Tener la boca fresca es agradable tanto para ti como para los demás. A parte de tener una sonrisa casi perfecta con unos dientes blancos a más no poder, a todos nos gusta oler bien y no desprender ese mal aliento que tanto molesta en una conversación cercana. La boca es una zona fundamental para conquistar a un hombre o a una mujer y es por ello que conviene que tengas en cuenta una serie de consejos para mantenerla siempre fresca.

Lo principal es cepillarse los dientes después de cada comida. Además, es muy recomendable utilizar hilo dental y darse algún que otro enjuague colutorio para eliminar las partículas de comida más escondidas y difíciles de eliminar con el cepillo de dientes. Es importante que te cepilles los dientes durante como mínimo 3 minutos seguidos para que realmente surja efecto esa limpieza.

Tenemos que prestar especial atención a nuestras encías. Una inflamación en esa zona puede ser la causante del mal olor. Si notas que eso te ha pasado y que además sangras y te duelen, acude inmediatamente a un especialista para que revise tu boca. Lo ideal es acudir a un periodoncista.

La lengua también tiene una especial importancia a la hora de notar nuestra boca fresca. Allí se alojan una gran cantidad de bacterias y es por ello que debemos pasar el cepillo como por cualquier otra parte de la boca.

Por último, decirte que hay que evitar en abundancia algunos alimentos como la cebolla o el ajo y abandonar ciertos hábitos poco saludables como son la ingesta de alcohol o el tabaco. Para salir del paso, siempre te puede venir bien un chicle o un caramelo, siendo los de menta o clorofila los que dan mejor resultado por su intenso y fresco sabor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *