Consejos para camuflar un herpes labial

camuflar herpes labial
Al igual que los granos, el herpes labial también es muy inoportuno y puede aparecer en el peor de los momentos. Y, aunque en estos casos, la mejor arma es la prevención, se pueden seguir una serie de consejos para que se note menos y no amargue el día.

Los trucos

En primer lugar, una vez que ha aparecido el herpes labial, lo que hay que intentar es que desaparezca en el menor tiempo posible. Los consejos que puedes adoptar dependerán del tiempo que tengas hasta que debas ponerte el maquillaje y aparecer en el evento o acto público que tengas previsto.

Si dispones de días, puedes aplicar las típicas pomadas y tratamientos que ya conoces, pero en caso contrario, hay remedios mucho más rápidos. Uno de los más efectivos para bajar la inflamación o que, en el supuesto de que la ampolla haya reventado, es aplicar sal sobre la zona. Con ella tienes que hacer como una especie de cataplasma. Puedes ponerla sobre una gasa y, para sujetarla sobre el labio, emplea una tirita o similar. Notarás que escuece. Es lo normal porque está, digamos, que secándolo. Para ir acabando pronto con él, tienes que renovar la sal aproximadamente cada media hora o 40 minutos.

Además, si el herpes labial lo tienes también por dentro del labio, puedes aplicar igualmente la sal. En esta situación, como es difícil depositarla y que se fije para que vaya actuando, es mejor utilizar un producto salado como pipas con sal, que puedes sujetar entre la encía y el labio para atajar el problema. Cada vez que notes que la pipa u otro fruto seco no está salado, cámbiala.

camuflar herpes labial
Otra variante de la sal, es emplear vinagre de vino. También escuece. El procedimiento es similar y los puedes aplicar con una gasa, algodón… sobre la superficie. Con cada uno de ellos consigues buenos resultados en el mismo día e, incluso, en horas.

Tras bajar la inflamación con estos remedios, ya puedes maquillarlo. Es posible aplicar base de maquillaje, utilizando una esponja de usar y tirar solo para esta zona. Luego pon el carmín de un color que no sea llamativo porque no es el momento de llamar la atención sobre la boca.

Si el herpes labial ya está en su última fase y tienes postilla, aplica también maquillaje. Para que no quede cuarteado, emplea el agua termal con un algodón o disco de desmaquillar empapado en ella para pasar por la zona y conseguir una mayor hidratación. Posteriormente, utiliza el labial.

En el caso de que seas muy hábil, bajo el maquillaje opta por poner un parche específico de los que venden para tratar el herpes labial, pero solo si no está en la parte que más mueves de la boca para que no se despegue ni si tienes que ocupar mucha zona para que pase desapercibido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *