Consigue un cabello liso suave y brillante


El cabello liso, aunque menos que el rizado, también necesita cuidados específicos para poder lucir bonito y sano. Además, aunque suele ser considerado más “soso” que el pelo rizado, el cabello liso es el que más refleja la luz, por lo que es el que más brillante resulta, sobre todo a la luz del sol. Para que no pierda ese brillo es conveniente seguir una serie de pautas.

Si tu cabello es graso en las raíces, puedes utilizar champús neutros o de bebés para lavarlo. No te olvides de utilizar el acondicionador, pero úsalo sólo en las puntas para evitar que la grasa aumente en las raíces.

Cuando te lo laves, envuélvelo en una toalla, con cuidado de no enredarlo para que pierda la humedad. Puedes apretar un poco la toalla aunque no demasiado. No lo frotes con la toalla, porque eso sólo conseguirá que lo enredes.

Deslía la toalla y después cepíllalo con un cepillo suave para evitar que se enrede.

Lo mejor es utilizar un peine o cepillo de cerdas anchas para desenredarlo, pero recuerda empezar siempre por las puntas, sujetando el mechón para no romper los cabellos, e ir desenredando hacia las raíces.

Si utilizas secador para secarlo, hazlo siempre a temperatura baja y poniéndolo a una distancia del menos veinte centímetros del cuero cabelludo. De este modo evitarás que se reseque demasiado el cabello o dañarlo.

Si tu cabello es débil o quebradizo, puedes aplicar una vez a la semana en las raíces y en las puntas un poco de aceite de oliva tibio. Déjalo actuar durante quince minutos y después lávate el cabello con los mismos productos que utilizas a diario.

Si quieres darle forma o volumen puedes utilizar la espuma o el gel, pero si los utilizas a menudo no olvides lavarte con un champú purificador una vez a la semana, para limpiar totalmente el cabello y regenerarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *