Corregir defectos del rostro con el colorete

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Estamos habituadas a utilizar el colorete para dar color a nuestras mejillas ya así mejorar nuestro aspecto cuando nos maquillamos. Sin embargo, sabiendo cómo aplicarlo, el rubor nos puede ayudar a corregir ciertos rasgos del rostro para lograr un rostro más armónico y lograr así estar más guapas.

Si estamos cansadas o pálidas, y queremos mejorar nuestro aspecto, además de en las mejillas, podemos aplicarnos un poco en la frente, debajo de las cejas, en la barbilla, la nariz y las sienes. Por supuesto, serán apenas unos toques de color, sacudiendo la brocha después de cargarla de colorete.

Si tu cara es alargada, aplica el colorete de forma horizontal a la altura de las aletas de la nariz, difuminándolo en forma ascendente hacia las sienes.

Para afinar un rostro redondo, aplicaremos el colorete en las mejillas, subiendo hacia la sien, como si estuviéramos dibujando un triangulo. Aplica también un poco en la punta de la barbilla y en los bordes de la mandíbula inferior para marcar un poco más el óvalo del rostro y también un poco en el nacimiento del pelo. De ese modo, conseguirás que tu rostro parezca más alargado. Recuerda descargar la brocha antes de aplicar el colorete fuera de las mejillas.

Si te aplicas una cantidad excesiva, puedes eliminarla repasando la zona con una brocha limpia y aplicando un poco de polvos translúcidos.

Para corregir el rostro cuadrado, nada mejor que aplicar un colorete más claro en forma horizontal casi desde la oreja hasta la nariz y otro más oscuro en los bordes de la mandíbula y en la raíz del pelo.

Si quieres dar un poco más de volumen a tus labios, aplica un poco de colorete más clara sobre el labio superior y un poco más oscuro debajo del labio inferior.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *