Cuidados del contorno de ojos


Una de las zonas del rostro donde primero aparecen los signos de envejecimiento es el contorno de los ojos. La piel de esta zona es muy delicada, unas cinco veces más fina que la piel del resto del rostro, y además contiene menos glándulas sebáceas, por lo que se reseca y deshidrata casi sin que nos demos cuenta.

Además, los ojos son una de las partes más expresivas de nuestro rostro, ya que alrededor de ellos se distribuyen 22 músculos que nos ayudan a conformar las diferentes expresiones de la cara, lo que acelera la aparición de las patas de gallo y de las arruguitas bajo los párpados. Para retrasar en lo posible la aparición de estas, debemos aplicar unos cuidados especiales en la piel de esta zona.

Es importante, además de la crema hidratante para el resto del rostro, aplicarse cremas específicas para esta zona, ya que son más suaves en su formulación y son más hidratantes. También podemos utilizar mascarillas o cremas naturales hechas por nosotras mismas. En este caso, los especialistas aconsejan utilizar miel o jalea real como ingredientes, ya que su contenido en vitaminas y nutrientes es muy elevado, por lo que ayuda a la reconstrucción de la piel y a remodelar los tejidos, rejuveneciendo así nuestro contorno de ojos.

Cuando nos desmaquillamos también es importante utilizar un producto específico para la zona, asegurándonos de que no nos irrita la piel y que hidrata y nutre al tiempo que elimina los residuos de suciedad, maquillaje, grasa, etc.

Al desmaquillarnos, no debemos utilizar pañuelos de papel, ya que son muy agresivos para esta zona, porque irritan y arañan la piel. Por ello lo mejor es utilizar algodón, bien en bolitas o en discos.

Cuando retiremos el maquillaje, no debemos frotar ni tirar de la piel hacia las sienes para no acrecentar las arrugas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *