El aceite de ricino y las cejas

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Las cejas ayudan a dar definición a tu rostro y tus ojos. ¿Alguna vez has notado cómo al depilarte un poco más de lo normal has sufrido un cambio radical? Unas cejas bien arregladas, no solo te hacen parecer más arreglada, sino que hacen que tu mirada sea mucho más atractiva. Puedes corregir defectos como los ojos caídos o los ojos muy juntos, solo con hacerte bien las cejas. Sin embargo, para dar forma a tus cejas, en primer lugar es necesario tenerlas gruesas.

Cualquier arreglo de cejas no es posible a menos que las tengas de un tamaño considerable. Por desgracia, muchas mujeres tienen un crecimiento de cejas escaso. Si tú eres una de ellas debes intentar conseguir que te crezca algo el pelo de la zona. Una alternativa natural a determinadas cremas y sueros que se pueden encontrar en el mercado es el aceite de ricino. El aceite de ricino se lleva utilizando muchos años en el mundo de la belleza.

El aceite de ricino deriva de las semillas de la planta de ricino y es un aceite de color amarillo pálido. Se utiliza en muchos productos cosméticos y farmacéuticos. A menudo se utiliza como laxante en la medicina holística. Muchos champuses, acondicionadores y barras de labios, así como jabones lo contienen. En el campo de la salud alternativa, el aceite de ricino se ha utilizado para ayudar al crecimiento del cabello y prevenir su caída.

Muchas personas afirman que mediante el uso del aceite de ricino, su pelo tiene más brillo y ha cogido hasta más volumen. Aunque el aceite de ricino también puede al acondicionamiento profundo del pelo, ya que es rico en ácido linoleico y ácido ricinoleico, que son ácidos grasos esenciales. Pero, recuerda que no hay evidencia científica que apoye este crecimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *