Errores al limpiar la piel del rostro


Una de las rutinas de bellezaque más ayudan a cuidar y a mantener nuestro cutis joven y libre impurezas es la limpieza del rostro, de cara a eliminar los restos de productos cosméticos, de maquillaje, la suciedad que cierran los poroso y causan la aparición de granos, espinillas y otras imperfecciones en nuestro rostro.

Limpiar la piel del rostro resulta muy sencillo, pero es conveniente evitar una serie de errores al hacerlo que pueden resecar o incluso irritar nuestra piel.

Lavarnos en exceso: Aunque es necesario que nos limpiemos la piel del rostro al menos una vez al día para eliminar restos de cremas, impurezas, sudor, grasa de la piel, etc., no debemos obsesionarnos con dicha limpieza y nunca deberemos hacerlo más de dos veces al día, ya que ello puede derivar en irritación de la piel o en un exceso de sequedad que puede hacer aparecer rojeces y sensibilizarla u ocasionar un aumento de la producción de grasa de la piel. Por la misma razón tampoco deberemos utilizar productos demasiado agresivos y siempre adecuados a nuestro tipo de piel.

Si no podemos limpiarla dos veces al día, lo ideal es que lo hagamos por la noche, antes de acostarnos y de aplicarnos la crema de noche.

Cuida la temperatura del agua: Debe estar templada, para no dilatar los poros ni contraer los capilares.

Utiliza abundante agua: El cansancio hace que, a veces, apenas nos humedezcamos la piel y ya lo consideremos limpia, pero con ello no eliminaremos todas las impurezas. Aclárate hasta que notes la piel limpia y fresca.

No te frotes con la toalla al secarte: Es mejor hacerlo dándote pequeños toquecitos por la cara. De ese modo evitarás la aparición de arrugas e irritaciones en la piel.

Consejos, Rostro,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *