Evitar desastres al maquillarnos


Cuando nos maquillamos, no siempre logramos el efecto deseado. A veces, después de pasarnos horas delante del espejo, nos damos cuenta de que nos hemos aplicado demasiado maquillaje y nuestro aspecto recuerda más al de un payaso de circo o una muñeca de porcelana que a nosotras mismas. El problema suele ser que cuando llega ese momento ya no tenemos tiempo para volver a empezar, sino que tenemos que intentar arreglar el desastre de la mejor manera posible. Para evitar esto, nada mejor que seguir una serie de consejos:

No te excedas con los productos de maquillaje. No siempre nos los tenemos que aplicar todos, porque a veces lo hacemos y nos queda la piel recubierta de una densa capa de productos de maquillaje. Si no estamos muy seguras de cómo utilizarlos todos, lo mejor es aplicar tan sólo una base y después un poco de colorete, sombra de ojos y lápiz de labios.

Del resto de los productos nos olvidaremos hasta que tengamos más práctica maquillándonos.

– Al corrector de ojeras también hay que prestarle atención, ya que, aunque hace maravillas y puede cambiar nuestro rostro cansado en pocos minutos, si nos aplicamos demasiado, nuestras patas de gallo se harán mucho más visibles. Para que esto no nos ocurra, aplicaremos en ellas un poco de crema hidratante antes de usar el corrector de ojeras, y de éste no utilizaremos mucha cantidad.

– En cuanto a la base de maquillaje, nunca la elijas más oscura que tu tono de piel. Aunque solemos comprarla así porque nos ayuda a aparentar que estamos morenas, la verdad es que al oscurecer la piel da la sensación de que hemos envejecido y aparentamos más edad de la que realmente tenemos.

Consejos, Maquillaje,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *