Hilos de poliláctico para evitar las arrugas y la flacidez del rostro

Hilos polilactico
Afortunadamente cada vez van apareciendo más técnicas para combatir las arrugas y la flacidez de la piel de la cara sin tener que pasar por el quirófano. Uno de los tratamientos que últimamente se están aplicando y con buenos resultados son los hilos de poliláctico con los que se hace frente a esos signos de la edad sin tener que someterse a una operación de cirugía estética. Una técnica que presenta, además, una serie de ventajas frente a otras que se emplean como los hilos de sustentación o el famoso bótox.

La técnica y sus ventajas

Este tratamiento consiste en introducir en el rostro de la persona los hilos de poliláctico a través de una fina aguja para que se tense la piel del rostro y las arrugas desparezcan, pero sin que se vean los hilos.

La aguja no deja marca en la cara por lo que no se perciben incisiones y tampoco es una técnica dolorosa, puesto que se aplica con una anestesia local normalmente a través de una crema. No obstante, no se precisa un período de convalecencia. La sesión dura unos 30 minutos aunque puede hacerse alguna sesión más si es necesario.

Hilos polilactico
Esta técnica presenta una serie de ventajas. La primera de ellas es que el efecto es casi inmediato, ya que es como un lifting. Los hilos también actúan sobre la regeneración de colágeno.

Además, estos hilos de poliláctico son reasorbibles por el cuerpo en un plazo máximo de dos años frente a los seis meses de otros productos similares. Otras ventajas son la mayor resistencia de los hilos y la escasa probabilidad de que aparezcan reacciones adversas.

Y, aunque normalmente, esta técnica se aplica en el rostro, también se está convirtiendo en muy eficaz para solucionar problemas estéticos en otras partes del cuerpo como el escote y las manos, además de poder camuflar las bolsas de los ojos y mejorar las ojeras. Igualmente se está empleando para corregir la pérdida de definición de la mandíbula, los pómulos y la flacidez en los brazos o en la cara interna de los muslos e, incluso, en los glúteos.

Rostro,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *