La belleza en los años 40


En los años 40 hasta el maquillaje se vio afectado por la guerra. Las mujeres podían optar por dos vías: o bien mantener el aire romántico y dulce que esos años de guerra les estaba haciendo perder o bien volverse muy patrióticas y enseñar a todo el mundo las mujeres tan bellas que tenía su país. Otras mujeres decidían hacer una mezcla de esas dos posibilidades.

Los labios se pintaban de rojo pasión mientras que los polvos de la cara eran de color rosa suave. Fuera cual fuera la opción que eligieran las mujeres decidieron que siempre debían ir perfectamente maquilladas para poder la mantener su femineidad en un mundo que hasta entonces poco les permitía lucir.


Los peinados de la época se basaban en el pelo liso y normalmente suelto que hasta entonces se había lucido. Pero poco a poco y gracias a la aparición de las planchas de pelo fueron tomando protagonismo los peinados ondulados. Estos peinados se caracterizaban por ser bastante más sexys y por dejar la cara completamente al descubierto. El peinado más llevado por aquel entonces era el tipo “Lauren Bacall” aunque los moños tomaban el protagonismo las noches de fiesta.

Las mujeres dormían incluso con los rulos puestos para así al día siguiente mostrar a todos esas insinuantes ondas de su pelo. Poco a poco comenzó a coger más fuerza la utilización del peróxido, es decir, la utilización de tintes para cambiar el color de su pelo. La mayoría de las mujeres soñaba con convertirse en una de esas impresionantes rubias que, desde Hollywood, aparecían en la gran pantalla.

Curiosidades,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *