La higiene bucal, arma contra la gingivitis


¿Sabías que más de la mitad de la población sufre sangrado de encías y, que pese a tratarse de una enfermedad dental muy generalizada, no se atiende adecuadamente? El sangrado de encías, junto con la irritación y el enrojecimiento, es el primer síntoma de la gingivitis. Estamos hablando de una infección, que aunque indolora, si no se trata a tiempo puede acarrear enfermedades más graves, incluso en la pérdida de dientes. Por este motivo, es francamente importante prevenir la gingivitis. Pero, ¿cómo puedo protegerme de la gingivitis y por tanto del sangrado de encías? El remedio más eficaz es llevar a cabo una adecuada higiene bucal, ya que, mediante ella conseguiremos eliminar la placa bacteriana -sarro- que más tarde es la principal responsable de la gingivitis. La limpieza dental hay que realizarla de la forma y con las herramientas adecuadas. Además, debemos dedicar el tiempo necesario para que sea efectiva.

Cepillado dental: Es indiferente si lo realizamos mediante un cepillo eléctrico o manual, pero debe durar dos minutos como mínimo y debe realizarse correctamente. Se trata de nuestra arma más eficiente contra la acumulación de la placa dental. El dentífrico utilizado también es importante. Aparte de contribuir a dejarnos una mayor sensación de limpieza y un aliento fresco, facilita la mineralización de los dientes -en caso de incluir flúor entre sus componentes, algo que recomendamos-. Algunos, como parodontax® de los laboratorios GlaxoSmithKline, son especiales para la cicatrización de las encías ya que contienen extractos de plantas naturales y sales minerales, sus componentes son precisos para contribuir a la eliminación del sarro.


Limpieza de los espacios interdentales: Para eliminar restos de comida entre los dientes podemos utilizar seda dental, ya sea en forma de cinta o de hilo. Es recomendable que sea encerada y proceder a su uso con cuidado para no dañar las encías.

Colutorios: No hay limpieza bucal perfecta sin el uso de un buen colutorio. Los colutorios, aunque no limpian los dientes por sí solos, sí pueden ser un buen complemento, pues contienen agentes que eliminan los microorganismos que forman la placa bacteriana. Es importante que el colutorio no contenga alcohol y que realices un enjuagado al día.

Consejos,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *