Las claves del maquillaje hangover

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

maquillaje hangover
Este otoño-invierno 2015-2016 llega cargado de muchas tendencias de maquillaje, algunas de las cuales son un tanto sorprendentes y también hay que decir que no son muy favorecedoras. Dentro de este grupo y sólo para las mujeres más atrevidas, uno de los estilismos que está de moda es el maquillaje hangover. Realmente, esta técnica se centra en dejar a un lado los rostros perfectamente maquillados para mostrar un look a cualquier hora del día como si se hubiera pasado toda una noche de fiesta.

Las claves

Adiós al rimel en su sitio, al eyeliner de trazo perfecto, las sombras bien definidas, el colorete perfectamente aplicado, los labios perfilados… Todo esto no sirve para nada si se quiere lucir el maquillaje hangover.

La clave de esta tendencia que está causando furor entre muchas top models y famosas se centra en conseguir tener el aspecto como si hubiera estado en un after party. Y aunque este maquillaje parece fácil de hacer, lo cierto es que requiere cierta habilidad.

En primer lugar, se tiene que emplear base de maquillaje, pero en lugar de aplicarla por todo el rostro de forma uniforme, solo hay que ponerla en las zonas del rostro que se quieran iluminar para crear un juego de luces y sombras.

hangover
El foco principal de atención se pone en los ojos, que son la parte del rostro que antes delata que se ha estado toda la noche de fiesta. En este caso, hay que utilizar un eyeliner o un lápiz que sea de un tono oscuro, preferentemente negro, con el fin de delinear el ojo tanto en las pestañas superiores como en las inferiores. Además, también hay que utilizarlo para marcar el pliegue de la cuenta del párpado móvil.

Una vez hechos los trazos, con la ayuda de un pincel hay que difuminar las líneas para crear ese efecto emborronado. Para conseguirlo también te puedes ayudar de las sombras. En este caso, hay que optar por texturas que sean más untuosas, que se deben extender de forma irregular, poniendo un poco también por debajo de las pestañas inferiores, aunque solo en algunas zonas.

El blush tampoco se tiene que aplicar con precisión sobre las mejillas, que igualmente tienes que emborronar. Y, finalmente, en los labios, nada de perfilador. Aplica la barra de labios directamente sin tener miedo a salirte y sin que toda la parte de la boca tenga un color uniforme. Sería como conseguir un efecto labios mordidos, pero más exagerado.

Maquillaje,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *