Los cuidados clave para tener un cabello más fuerte y grueso

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter4Share on Google+0

pelo-mas-fuerte
Hay personas que tienen el pelo fino y otras que lo tienen más grueso. Y, aunque hay un cierto componente genético, sí se puede conseguir que el cabello pueda estar mucho más fuerte. La clave está en cuidar bien y mantener en perfecto estado la fibra capilar. ¿Cómo se hace?

Cuidados clave

Proporcionar al cabello los “mimos” adecuados es fundamental para que la fibra capilar esté sana y, por lo tanto, el pelo esté más grueso y fuerte. Para conseguirlo, una de las claves está en la hidratación, que es fundamental. De este modo, para lavar el cabello, siempre es necesario utilizar champús y productos que no le agredan y que le aporten hidratación.

Una buena opción es elegir siempre los champús que tengan ingredientes naturales y fórmulas reparadoras. También es recomendable emplear siempre el acondicionador para aportarle una dosis extra de hidratación y de brillo, aparte de evitar daños que pueden producirse por los enredos y tirones.

La mascarilla es otro de los productos que no puede faltar para mantener la fibra capilar. El objetivo en este caso es reparar y nutrir en profundidad. Además, es el momento de detectar los principales puntos débiles del cabello como, por ejemplo, las puntas abiertas o el pelo estropeado, con el fin de aportar esos cuidados extra y más específicos que se necesitan.

pelo-mas-fuerte
También es de gran ayuda utilizar un sérum o una crema que ayuda a proteger el cabello del sol y de sus efectos nocivos, así como de la contaminación, que es otro de los factores que influyen negativamente en la fibra capilar.

Secado

Con todos estos cuidados para que el cabello esté más grueso, es fundamental tomar precauciones y medidas en el secado para que no se pierdan todos los beneficios aportados con los productos.

De esta manera, hay que evitar abusar del secador, planchas, rizadores… porque contribuyen a la deshidratación del cabello. Si no se puede prescindir de ellos, la clave está en moderar su uso todo lo que se pueda y en no emplearlos a temperaturas muy altas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *