Los errores más habituales que no te ayudan a estar más guapa

errores belleza
Por viejas creencias, falsos mitos, falta de tiempo… o sea por el motivo que sea, lo cierto es que muchas veces cometemos algunos errores en las rutinas de belleza que pueden pasar una factura negativa para la piel, contribuyendo a que el proceso de envejecimiento de acelere y a que no se tenga un rostro resplandeciente. Aquí te contamos los más habituales para que cambies tus hábitos, si es preciso, y puedas estar más guapa.

Consejos

El primero de estos errores es no cuidarse. Y por ello hay que entender dormir las horas necesarias y tener un sueño reparador, aparte de beber agua y seguir una dieta equilibrada y rica en vitaminas. Ya sé que siempre se incide en este punto, pero es que es muy importante cuidarse por dentro para que se vea por fuera. Además, sin estos cuidados básicos, por mucho dinero que gastes en cremas o en tratamientos estéticos no verás tanto los buenos resultados.

El sol es un factor a tener en cuenta. Se tiende a usar protector sólo durante los meses de verano o si se va a la playa o a la piscina. Un grave error. Hay que utilizarlo todo el año y máxime si se tiene cierta propensión a la aparición de las manchas de piel u otras imperfecciones. Además, no hay que olvidarse de aplicar el protector también en el cuello y en el escote para evitar los daños de los rayos UV y que aparezcan arrugas u otros problemas en la dermis.

errores belleza
Precisamente, el cuello y el escote son zonas del cuerpo a las que no es habitual prestarles atención. Hay que corregirlo porque su piel es muy sensible y suelen ser áreas en las que aparecen antes las arrugas, lo que puede contribuir a aparentar más años de los que realmente se tienen. Una buena hidratación y nutrición son las claves para que estén en perfecto estado. Unos consejos que, igualmente, hay que aplicar a la zona de pecho, que es extremadamente delicada.

También es muy importante utilizar gafas de sol y no solo para proteger los ojos, sino para evitar hacer gestos que propician la aparición de las arrugas y que se producen cuando no se ve bien por la radiación solar o por los cambios de luminosidad de una zona a otra. Así que las gafas de sol sí son necesarias, pero todos aquellos modelos que cuentan con las certificaciones y homologaciones necesarias.

Consejos, Rostro,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *