Los mejores trucos de maquillaje para unos ojos más grandes

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

ojos-grandes-maquillaje-trucos
Tener los ojos más grandes es el deseo de muchas mujeres. Y es que una mirada bonita dice mucho de una persona, además de tener un gran poder de seducción. Afortunadamente, para conseguirlo, si no se tienen así, existe el maquillaje y unos trucos de aplicación con los que se puede hacer que los ojos parezcan más grandes.

Los consejos

Una de las principales claves para conseguir unos ojos más grandes es el lápiz khol o kajal o bien el eyeliner, entre otros delineadores. En este caso, es mejor evitar los que son de colores negros o muy oscuros porque son tonalidades que empequeñecen y hacen menos visibles los ojos. Lo más aconsejable es utilizar un lápiz suave o nacarado como, por ejemplo, un dorado, sobre todo en aquellos casos en los que el ojo tiene un cierto tono amarillento o bien rojizo porque así se consigue paliar ese color.

Pero, además, a la hora de aplicar el lápiz de ojos también hay que hacerlo de una manera adecuada. De este modo, hay que extenderlo por la línea superior de la raíz de las pestañas por arriba para finalizar con un pequeño trazo ascendente como si fuera un rabillo.

ojos-grandes-maquillaje-trucos
También hay que procurar no hacer la raya muy gruesa para evitar que el ojo se vea más redondo. No obstante, si se quiere un look en el que la línea tenga más grosor, lo más adecuado es realizarla desde la mitad del ojo hacia el final, haciéndola más gruesa de forma progresiva y conforme se llega al final. No te olvides de terminar el trazo también hacia arriba.

Con aplicar un poco de rimel para tener pestañas y poner un toque de iluminador en el lagrimal para iluminar la mirada, ya se habrían conseguido unos ojos más grandes. No obstante, si te gusta utilizar sombras, la clave pasa por elegir dos, que estén dentro del mismo color, pero que una sea más clara y otra un poquito más oscura.

La más clara la debes poner en todo el párpado, mientras que la oscura es para el final del ojo, es decir, hacia el rabillo, para dar una forma almendrada a la mirada. Y, sobre todo, es muy importante difuminar bien las dos sombras para que no se noten cortes en el color.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *