Mascarillas purificantes para reequilibrar la piel


La contaminación, el polvo, las cremas o el maquillaje que nos aplicamos cada día hacen que rara vez nuestra piel esté totalmente libre de impurezas, lo que la impide respirar y oxigenarse adecuadamente. Además, esta acumulación de suciedad hace que se cierren los poros y aparezcan espinillas y puntos negros, además de aumentar la producción de grasa para proteger la capa más superficial de la piel.

Para evitar todos estos efectos y restablecer el equilibrio de la piel, nada mejor que aplicarnos una mascarilla purificante, que nos limpie la piel en profundidad al tiempo que nutre. Utilizándolas una vez por semana obtendremos una piel limpia, fresca y reduciremos el tamaño de los poros. Aquí te mostramos algunas que puedes preparar tú misma:

Mascarilla de plátano: Para prepararla necesitas medio plátano maduro, un huevo, dos cucharadas de arcilla, una cucharada de yogurt natural y una de miel.

Pon la arcilla en un recipiente y después añade uno a uno los demás ingredientes, primero el huevo batido, después la miel, a continuación el yogur y finalmente el plátano machacado. Mézclalo todo hasta tener una pasta homogénea, limpia tu cutis con agua y aplícate la mascarilla. Cuando hayan pasado 20 minutos aclárate con agua tibia.

Mascarilla de pepino: Necesitarás una cucharada de miel de abejas, una o dos tazas de agua caliente y 2 rodajas de pepino. Mezcla el agua y la miel y aplica la preparación resultante sobre el rostro y el cuello. A continuación colócate las rodajas de pepino en los ojos y relájate durante veinte minutos. Pasado este tiempo, aclárate la piel con agua tibia y aplícate una crema hidratante.

Mascarilla de leche: Mezcla una clara de huevo, una cucharadita de miel y una cucharada de leche en polvo. Aplícala sobre el rostro y déjala actuar durante quince minutos para después aclárate con agua tibia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *