La obesidad infantil es una realidad


La obesidad infantil sigue creciendo en España por culpa de los malos hábitos. Eso mismo es lo que se ha tratado durante el Simposio “Obesidad y equilibro energético” que se ha celebrado en Granada con motivo del 61 Congreso de la Asociación Española de Pediatría. Expertos en salud y nutrición han participado en charlas muy interesantes que han servido para encontrar causas y soluciones a un problema que en estos momentos afecta a uno de cada tres niños y adolescentes en nuestro país.

Razones que explican el incremento de casos de obesidad infantil

El amento del sedentarismo en los niños es preocupante. Eso, mezclado con el hecho de que se ingiere más de lo que se gasta calóricamente hablando, ha provocado un desequilibrio energético que es cada vez más evidente.

Según el Prof. Dr. Luis Moreno, Profesor Titular de la Escuela Universitaria de Ciencias de la Salud de la Universidad de Zaragoza, las causas de la obesidad infantil están muy claras. Para él se explican a través del incremento de las actividades de ocio pasivo (Internet, consolas, televisión…), la inseguridad en las calles y la falta de espacios adecuados para la práctica del deporte.


La Prof. Dra. Isabel Polanco, Catedrática de Pediatría de la Universidad Autónoma de Madrid y Jefe del Servicio de Gastroenterología Nutrición Pediátrica del Hospital La Paz de Madrid, también tiene formada una opinión que se acerca mucho al tema de las dietas. Para ella no existen alimentos buenos y alimentos malos, sino que lo más importante es llevar a cabo una dieta equilibrada que sirva para satisfacer las necesidades del niño. “Nuestro organismo está preparado para funcionar con una ingesta limitada y ejercicio suficiente”, asegura.

Soluciones

La reunión de especialistas en la materia ha servido para extraer conclusiones en forma de soluciones. La mayoría coinciden en que la reducción de la obesidad infantil pasa por fomentar la actividad física, dosificar el uso de las nuevas tecnologías, potenciar la Educación Física en las escuelas y dotar a las ciudades de unas infraestructuras seguras para la práctica de transporte activo.

Cuerpo,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *