Ojeras: cómo maquillarlas en cinco pasos

maquillaje-ojeras
Las ojeras hacen que el rostro parezca mucho más cansado y pierda frescura y luminosidad. Habitualmente, siempre son antiestéticas, pero esta temporada aún lo son más porque se lleva lucir un rostro luminoso. La solución pasa, además de por aplicar tratamientos específicos para combatirlas, por maquillarlas con el fin de que no sean visibles. El proceso no es complicado. Con tan solo cinco pasos, estarás radiante y podrás decir adiós a las ojeras, al menos, hasta que te desmaquilles.

Corrector

El corrector es uno de los mejores aliados para tapar las ojeras. Evidentemente, todos no valen para toda mujer. En su elección hay que prestar atención a una serie de factores como el color de la piel y el de la propia ojera. Como pauta a seguir, podemos decir que las pieles claras tienen que escoger un corrector de tono beige o rosa pálido, mientras que las oscuras tienen que apostar por un color melocotón. En cualquier caso, el tono del corrector siempre tiene que ser un poco más claro que el de la propia piel para poder ocultar las ojeras y conseguir un resultado mucho más natural.

Además, en el caso de que el color de las ojeras sea muy acentuado, se aconseja aplicar primero un corrector de color amarillo para camuflarlas y conseguir así un mejor resultado. Después, ya se pone el que corresponda por la tonalidad de piel y ojera.

La aplicación del corrector también tiene su truco. Lo más recomendable es extenderlo con la yema de los dedos con pequeños toques, aunque puedes ayudarte de un pincel específico para aplicar este tipo de productos. Es importante no frotar ni arrastrar nunca el corrector para no arruinar el acabado. La dirección de la extensión es desde la zona del lagrimal hacia los pómulos.

maquillaje-ojeras

Sombras

Tener ojeras no implica tener que renunciar a maquillar los ojos. De hecho, es totalmente posible. Como siempre, la clave está en elegir el producto que mejor se adapte a cada rostro. Por ejemplo, las sombras son ideales, aunque deben emplearse en tonos cálidos para que las disimulen aún más y no llamar en exceso la atención en esta zona del rostro.

Rimel

La máscara de pestañas también puede utilizarse, pero nunca se deben maquillar las pestañas inferiores y hay que huir de los tonos negros y marrones intensos. Es mejor optar por un color que sea el más parecido a la propia pestaña o bien por el rimel de color transparente con el que se consigue avivar la mirada, pero sin aportar color y, por lo tanto, sin llamar la atención.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *