Patas de gallo: cómo evitarlas

patas-gallo
La piel de los ojos es una de las más sensibles porque, además, es una capa más fina de dermis, por lo que es habitual que aparezcan ahí antes las arrugas, que se acentúan con los gestos. Son situaciones que propician las conocidas patas de gallo, que pueden evitarse o bien retardar su aparición con unos sencillos consejos.

Cuidados diarios

Lo mejor para evitar las patas de gallo es cuidar siempre la piel de forma muy adecuada con productos y tratamientos específicos. La clave, sobre todo, está en el contorno de ojos, que debe aportar unas buenas dosis de nutrición, además de tener propiedades antioxidantes y un alto aporte de vitaminas.

En los casos en los que ya han aparecido algunas pequeñas arrugas o están más pronunciadas, es necesario que el contorno de ojos tenga también efecto tensor o bien que incorpore pigmentos que reflejan la luz con el fin de que la mirada parezca más joven.

patas-gallo
Con independencia de la composición de este cosmético, no hay que olvidarse de aplicarlo adecuadamente. Lo más aconsejable es coger un poco de la crema y extenderlo desde el centro del ojo hasta el lateral, que es la zona en la que habitualmente están las arrugas.

Además, se puede poner un poco bajo las cejas y nunca sobre el párpado superior ni cerca del lagrimal porque la zona se irrita, aparte de favorecer su inflamación e irritación.

Todo el momento, tanto el que se hace bajo los ojos como por debajo de las cejas, debe ser suave y simulando un círculo. No es necesario utilizar todos los dedos. Con emplear la yema del anular es más que suficiente.

Cuidados nocturnos

Aparte de estos cuidados para el día, la noche sigue siendo, igual que para el rostro, un buen momento para los tratamientos. Una buena opción es utilizar un parche específico para los ojos, puesto que suelen ser más efectivos que las cremas y se pueden dejar durante más tiempo mientras se duerme.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *