Cómo tener unas pestañas perfectas


Nuestros ojos son una de las partes más expresivas y llamativas de nuestro rostro. Nos gusta maquillarlos, que destaquen sobre todo lo demás y enmarcarlos en unas pestañas infinitas. Pero, a veces, conseguir esas pestañas y que duren sin tener que pasar horas delante del espejo con el desmaquillante como único aliado puede hacer que optemos por no maquillarlas. La solución ha llegado en forma de tratamiento. Funciona.

Pestañas permanentemente infinitas

Sé que no os descubro nada nuevo, hace ya tiempo que existe este tratamiento y, tal vez, lo hayáis probado. Yo, como sabéis, puedo ser un poco escéptica y hasta que no he visto que realmente funciona no he acabado de creérmelo. Hace unas semanas vi a una amiga que hacía tiempo que no veía y me fijé en sus pestañas más bonitas de lo normal. Me explicó el secreto.

A principios de verano se había hecho una permanente de pestañas y, además de durarle todavía, le había cambiado la mirada por completo. El proceso no dura más de una hora y consigue un efecto genial pues no hay rastro de maquillaje (aunque puedes ponerte rimmel igualmente) y no puede parecer más natural.


Aunque se utilizan productos químicos no son, en absoluto, nocivos ni para las pestañas ni para la zona ocular. Primero se da forma a las pestañas con un rulito y una vez la forma está fijada, se procede a teñirlas. Es un tratamiento que requiere cierta destreza así que os aconsejo, como lo hizo mi amiga, que lo hagáis en un buen centro de estética y si puede ser recomendado.

Se puede realizar la permanente sin tinte y el tinte sin permanente pero si quieres olvidarte de la máscara y el rizador, lo mejor es hacerlo todo. El efecto que se consigue es muy natural y dura unos cuantos meses, pero, si quieres que sean más rizadas y tupidas es cuestión de pedírselo a tu esteticista. El resultado ¡te encantará!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *