Piercings dentales

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


No hay parte del cuerpo que no sea susceptible de ser adornada. Eso fue lo que debió pensar quien inventó el piercing dental. Estrellas como Madonna o Mick Hucknall los pusieron de moda en los noventa. Hoy en día es posible instalar pequeñas piedras preciosas en cualquier pieza dental, decorar molares con pinturas especiales e incluso cubrir todos los dientes con placas hechas de oro, platino e incluso diamantes.

Los orígenes de esta moda los encontramos en los años 60 y 70, muchos dentistas utilizaban pepitas de oro para cubrir piezas dentales dañadas, proporcionando al paciente una lujosa sonrisa dorada. La mejor ubicación de un piercing dental es en los caninos e incisivos superiores porque la relación con los labios es menos agresiva y está más preparada. Se puede poner en cualquier diente, sea éste natural o implante de resina de porcelana, exceptuando el de metal.

Normalmente se trata de un cristal de vidrio que se coloca en la superficie de los dientes naturales desprendiendo un sorprendente brillo. Dura entre 6 meses y un año, dependiendo de los hábitos alimenticios e higiénicos. Si en ese tiempo desean retirarse, es bastante sencillo hacerlo.

Se coloca mediante una técnica adhesiva, sin necesidad de hacer tallados o perforaciones y, por lo tanto, sin daño alguno para el esmalte del diente (y sin necesidad de usar anestesia). El piercing dental es ligeramente más caro que los que se colocan habitualmente en otras partes del cuerpo (oreja, lengua, ombligo, etc.), pero hay que tener en cuenta que su colocación está realizada por personal perfectamente cualificado, no tiene efectos secundarios y es reversible

La tendencia de los tatuajes y los piercings no pasa desapercibida para los niños, que deseosos de emular a los adultos y a sus ídolos, obtienen los denominados piercings imantados, que, a pesar de su apariencia inofensiva, pueden causar graves lesiones al ser ingeridos accidentalmente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *