Plan de belleza a pie de playa

belleza playa
Seguramente estarás disfrutando de unas vacaciones a pie de playa para divertirte y relajarte frente a la rutina diaria de todo el año. Es una época en la que se pueden poner en marcha una serie de consejos para seguir un ritual de belleza y relax a pie del mar con el que estar más bella, descansada y sentir un mayor bienestar. Lo mejor de todo es que no requiere de grandes esfuerzos.

El plan

Ya de por si la brisa de mar es muy beneficiosa porque ayuda a mantener el ánimo y a sentir más bienestar. Un efecto que se puede potenciar con tan solo unos consejos. El primero de ellos es aprovechar para tomar el sol, pero con precaución para beneficarte de todas sus ventajas, ya que ayuda a estimular el sistema hormonal y la psique, mejora el riego sanguíneo y tonifica el sistema nervioso.

Además, la playa es un entorno ideal para hacer algo de ejercicio. Pero no temas que no vamos a sudar ni a hacer un entrenamiento exhaustivo. Se trata de moverse para no acumular unos kilos de más y tener el cuerpo más tonificado con la ayuda de la arena y del agua del mar.

Y es que caminar por la arena, al requerir un mayor esfuerzo que sobre el suelo de baldosas, contribuye a tonificar las piernas, trabajando todos sus músculos e, incluso, los glúteos. Además, la arena es un gran exfoliante por lo que los pies estarán divinos. Y, ¿por qué no enterrarte en ella para exfoliar todo el cuerpo?

mujer playa
Si no te gusta caminar, es posible hacer otras actividades para conseguir este efecto como recoger conchas. También es muy bueno nadar porque tonifica todo el cuerpo. Además en el mar hay más resistencia que en una piscina por lo que la figura se estiliza más y también la relajación es mayor.

No obstante, el mero hecho de estar en el agua ya es beneficiosos porque el masaje de las olas y de las corrientes del agua hacen que se mejore la circulación sanguínea y también se tonifica todo el cuerpo al tener que hacer más fuerza para que las olas no te lleven.

La playa igualmente es ideal para el relax: desde tumbarte en el agua, en la posición comúnmente conocida como “hacer el muerto”, a darte sesiones de reflexología para lo que en muchas playas hay puntos de atención y centros a orillas del mar para tener una mayor relajación.

Y, por supuesto, aunque estés de vacaciones, no te olvides de dedicarte tiempo a ti misma para tomar zumos naturales, darte duchas relajantes, ponerte todas las cremas necesarias tras una sesión de sol, arreglarte las uñas… Es decir, unas horas para cuidarte y mimarte a ti misma sin ninguna prisa. Ya verás como funciona.

Consejos, Cuerpo,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *