Practica antigravity para mantenerte en forma

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

antigravity
Si has decidido empezar a hacer ejercicio o bien buscar alguna práctica deportiva o una nueva actividad física para no caer en la monotonía este año, seguramente te habrás perdido entre tantas clases nuevas que hay en los gimnasios para esta temporada. No te preocupes, es normal. Aquí te proponemos que te apuntes a antigravity, una actividad para ponerte en forma y ganar también en bienestar que ya se imparte en bastantes gimnasios de España.

La actividad

Inicialmente, el antigravity parece una actividad complicada, aunque no lo es realmente. Además, hay varios niveles para que lo puedan practicar casi todas las personas. Pero, vamos por el principio. ¿En qué consiste? Muy sencillo. Antigravity consiste en una técnica en la que se llevan a cabo una serie de movimientos y ejercicios denominados de inversión en una especie de hamacas que están colgadas desde el techo por dos puntos.

De esta manera, a través de los ejercicios, algunos de ellos recuerdan a los del yoga, se puede trabajar prácticamente todo el cuerpo. Eso sí, no es una actividad física pensada para quemar calorías, pero sí puedes ganar fuerza, flexibilidad, tonificar, mejorar la postura corporal y ganar en bienestar porque relaja bastante.

De hecho, es una actividad que está indicada principalmente para ganar en movilidad en las articulaciones, algo que viene muy bien si llevas habitualmente una vida sedentaria o tienes que pasar muchas horas en el trabajo sentada o frente al ordenador. Además, ayuda a aliviar dolores de espalda y a relajar el cuerpo y también la mente, lo que redunda a su vez en un mejor estado físico.

antigravity
No obstante, a través de los diferentes niveles de actividad se pueden conseguir objetivos más específicos. Por ejemplo, el nivel de iniciación permite que todas las personas puedan practicarlo siguiendo ejercicios más sencillos cuyos resultados se notan aunque se necesita más tiempo para que sean visibles por su baja intensidad, mientras que en el nivel intermedio se centra más en trabajar la espalda. Para los niveles más avanzados, las clases aúnan una combinación de cardio y fuerza.

Sin embargo, este ejercicio no está indicado para mujeres embarazadas o personas que hayan sido operadas en los últimos dos o tres meses. Tampoco es muy aconsejable, aunque comiences por el nivel de iniciación, apuntarte si no tienes un mínimo de flexibilidad porque no podrás realizar las posturas. En este caso, siempre es mejor, hacer una preparación previa y apuntarse a la clase cuando ya se tenga una condición mínima. No obstante, hay que tener en cuenta que no es necesario un alto grado de flexibilidad porque la hamaca suspendida ayuda a realizar muchas posturas. Si tienes dudas, antes de apuntarte, consúltalo en el gimnasio con el monitor o profesor.

Cuerpo,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *