Prepara tus uñas para el verano


Con la llegada del buen tiempo todo se anima… hasta las uñas. Las manos se olvidan de los colores oscuros del invierno, y apuestan por el nail art más provocador. Desde esmaltes flúor, hasta uñas con aplicaciones de todo tipo. Si quieres estar a la última en cuestión de uñas, no valen las medias tintas.

Pero, claro, para lucir como es debido todas estas llamativas formas de maquillar y vestir tus uñas, pura tendencia para el verano, tus uñas han de estar sanas y arregladas para la ocasión. Te contamos todo lo que has de saber para cuidarlas de cara a la nueva temporada.

Lo primero, la salud


Tus uñas necesitan un plus de belleza y juventud, que ha de empezar, necesariamente, por la salud. El primer paso para tener unas uñas bonitas es que estén sanas. Por eso, si eres de las que se muerden las uñas, ve abandonando ese horrible hábito: además de que resulta feo y altera la forma de tus uñas, tendrás los dedos inflamados, con heriditas y pellejos. Di no.

Existen numerosos tratamientos naturales para lucir unas uñas perfectas, como ya te contamos en Belleza Sexy. De vez en cuando, déjalas sin pintar, al natural, para que puedan recuperarse de las agresiones del esmalte (que las tiene). Si ves que amarillean y están mates, es que necesitan una hidratación a fondo (con tu crema de manos bastará).

Vigila tu dieta… para tener unas uñas perfectas. Una alimentación pobre en proteínas, se reflejará en la salud de las uñas. Aquí tienes una razón más para comer bien, sano y variado.

Un producto para cada necesidad

El mercado, cómo no, te ofrece soluciones para todos los problemas, e incluso productos para mantener tus uñas de forma adecuada. Para empezar necesitas cremas hidratantes que las nutran sin agredirlas, así no se romperán tan fácilmente ni se descamarán. Puedes usar aceites para cutículas, por ejemplo.

El siguiente paso consiste en proteger, para lo que tendrás que utilizar una base protectora antes del esmalte. Después, fortalecer, regenerar y endurecer serán los objetivos, utilizando esmaltes que incluyan nutrientes y proteínas para las uñas, por ejemplo. Por último, maquíllalas con esmaltes que no sean demasiado agresivos y desmaquíllalas con un producto suave.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *