Problemas provocados por los cánones de belleza actuales


La belleza es algo que va más allá de la realidad de nuestro cuerpo, es algo que está en nuestra mente y en la percepción que tenemos de nosotras mismas respecto a las demás, por eso los cánones de belleza influyen tanto en los comportamientos y en la concepción de belleza de las mujeres de una misma época.

Hoy, y desde hace ya algunos años, los cánones de belleza establecidos por la moda, las celebrities y el imaginario colectivo que compartimos han determinado que la delgadez y cierto aire enfermizo es sinónimo de belleza y, por desgracia, eso acarrea muchos trastornos en la población femenina.

Guapa, sana y con curvas

En las pasarelas, en los catálogos de moda, en la publicidad y en la televisión nos rodean mujeres guapas, esbeltas, sin un gramo de grasa ni de celulitis, bronceadas, sin ninguna imperfección que demuestre que son mujeres reales. Pero, ¿acaso son un reflejo de la realidad?


No de la mía, y seguro que de muchas de vosotras tampoco. Desde hace siglos los cánones de belleza existen y han pasado por diferentes etapas en las que ha habido de todo pero, en la actualidad, hay un canon claro y que se mantiene desde hace años: la delgadez.

Ver un desfile y ver chicas extremadamente delgadas es algo a lo que nos hemos acostumbrado y, aunque pensemos que ya no influye en nuestra sociedad, estamos muy equivocadas. Los trastornos alimenticios severos van más allá del querer verse guapa y están muy relacionados con situaciones personales determinadas. Pero, ¿qué me decís de sentirnos culpables después de comernos unos cuantos bombones? ¿O de pasar hambre para perder unos kilos? Todas hemos pasado por esto alguna vez y, aunque está claro que no se puede decir que sean trastornos alimenticios, si que condicionan nuestra vida.


Y, como la delgadez están otras muchas cosas: tener una nariz grande, unas caderas prominentes, llevar gafas, broncear nuestra piel sin medida, inyectarnos sustancias químicas para que las arrugas desaparezcan… Los cánones de belleza actuales llevan a lo artificioso y eso hace que expongamos nuestro cuerpo a agentes que no son naturales ni habituales.

Todas nos preocupamos por nuestra belleza pero, aunque es uno de los mayores tópicos que existen, nuestra belleza somos nosotras mismas, querernos tal y como somos, aceptarnos con nuestros defectillos y, por encima de todo cuidarnos para estar sanas y, entonces, decir así que somos las más bellas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *