¿Qué es el layering?

layering
Seguramente habrás oído hablar del layering porque, como sucede con muchas tendencias en belleza, está causando un auténtico furor en las redes sociales. Si no lo conoces, no te preocupes, porque bajo este anglicismo se esconde en realidad la aplicación de varios sérum para tratar la piel. Un sistema que es sencillo, pero que requiere de unas normas de utilización para que realmente sea beneficioso.

El sistema

El layering procede de Asia, siendo una de las técnicas de belleza que más emplean las mujeres asiáticas, que optan por aplicar varios sérums en el rostro con el fin de conseguir un buen resultado y tener un tratamiento más personalizado en función del tipo de piel que se tenga, siendo sobre todo de gran utilidad para combatir el envejecimiento.

Sin embargo, para que sea realmente efectivo, se tienen que aplicar bien estos sérums puesto que, en caso contrario, se gasta el dinero –habitualmente no suelen ser productos muy baratos-, para no conseguir ningún resultado. Aparte, hay que concienciarse de que se tienen que emplear dos veces al día: mañana y noche.

El primer consejo para obtener todos los beneficios es elegir bien los sérum que se van a aplicar puesto que no es conveniente utilizar más de tres con el fin de que realmente puedan llegar bien hasta las profundidades de la piel y no se queden solo en la superficie. De este modo, hay que analizar bien las necesidades de la dermis para incidir en ellas con estos tres productos.

layering
Además, a la hora de aplicarlos, se tienen que seguir unas pautas. Y es que no pueden utilizarse de forma conjunta. Es decir, hay que aplicar uno tras otro, pero es necesario dejar pasar un tiempo para que sean absorbidos bien por la piel. Habitualmente, son productos de rápida absorción por lo que con entre 15 o 30 segundos de tiempo de espera entre uno y otro suele ser suficiente.

También es muy importante pensar el orden en el que se van a aplicar, teniendo que hacer la elección según lo que más preocupe en la piel o bien la prioridad que se tenga en función del objetivo que se quiere conseguir con este tratamiento.

Lo más aconsejable es empezar por el que tenga una textura más ligera para evitar que otro que sea más denso impida la penetración hasta la parte más profunda de la dermis del resto de productos, aunque siempre es mejor optar, dentro de las propiedades que tiene cada uno, por las texturas más ligeras.

Y, no hay que olvidarse de aplicar el contorno de ojos antes de comenzar con el layering para finalizar con la crema hidratante tras los tres poner los tres sérums en la piel.

Cremas, Rostro,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *