Rejuvenecer con el lifting invisible


Todas deseamos hacer desaparecer esas arruguitas que comienzan a aparecer en el rostro, arruguitas que evidencian el paso del tiempo y delatan nuestra edad. En estos casos, muchas mujeres no acuden a centros de estética porque tienen miedo de someterse a un tratamiento que les quite expresividad en el rostro o que resulte demasiado notorio que han pasado por una clínica de estética.

Sin embargo, podemos evitar todo esto y recuperar la juventud de nuestro rostro sometiéndonos a una técnica estética innovadora, el denominado lifting por suspensión o lifting invisible.

La técnica consiste en suspender la grasa y la piel de una región del rostro o del cuerpo mediante suturas internas, sin tener que realizar incisiones ni suturas, lo que supone que no quedan cicatrices en la piel.

Esto se logra mediante la utilización de unos hilos tensores que están especialmente diseñados para colocarlos debajo de la piel, permitiendo así levantar los tejidos y aumentar el volumen de algunas zonas.

Según los especialistas, esta técnica está especialmente indicada para mujeres entre 35 y 45 años de edad que tengan una flacidez no excesiva en el rostro y el cuello o para pacientes que ya se hayan realizado otras técnicas más invasivas para rejuvenecer estas zonas y quieran hacerse un retoque de las mismas.

El tratamiento se realiza con anestesia local o sedación, por lo que el postoperatorio es mucho menos complicado que en el lifting tradicional. Puede haber un poco de hinchazón o un ligero dolor durante algunos días, síntomas que van remitiendo en una o dos semanas.

Eso sí, deberemos tener en cuenta que el resultado no es permanente ni definitivo en el tiempo, aunque el tiempo de duración del mismo dependerá de cada paciente, según su edad, grado de flacidez de la piel, etc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *